Entrevista con Pablo Domínguez – Trucos de producción musical

Nuestros amigos de Zentral Media, nos ceden esta entrevista realizada al músico, productor y ex integrante de la mítica banda “La 5ª Estación”, Pablo Domínguez, que les abría las puertas de su estudio para compartir sus impresiones acerca de Arturia Audiofuse 8PRE, una de las dos interfaces de audio junto a Audiofuse Studio, que expanden lafamilia Audiofuse y que tiene un lugar privilegiado dentro del proceso creativo de Pablo en 48tracks.

Aquí tenéis el diálogo con el miembro de una banda ganadora de un Grammy Latino, su presente como formador y su futuro más inmediato en la música . Además regala algunos trucos de producción con los que pone su sello personal a los temas que pasan por su estudio. 

1. ¿En qué consiste tu trabajo como productor? Si tuvieras que nombrarnos los pasos más importantes a la hora de producir ¿Cuáles serían?

Siempre sentí mucha admiración y curiosidad por la producción. Recordando la época en la que tuve bandas, siempre era el primero en llegar y el último en irse de los estudios. Quería saber más y podía llegar a ser bastante cansino con el productor o ingeniero que estuviera al frente, digamos que quería saberlo todo. A la hora de producir he cambiado a lo largo de los años. Pero cada vez intento ser más ABC, buscar la sencillez de las cosas. Para mi todo empieza teniendo una buena canción, encontrar la esencia de lo que quiere transmitir esa canción y empezar a construir desde ahí. A partir de ese momento empiezo a buscar el resultado final desde el minuto uno. El trabajo con el artista es básico también. Entenderle, escucharle, pasar tiempo con él; situarme en su cabeza y su corazón es parte de mi trabajo también. Con los años he ido creando mi propio método de organización para llegar a la mezcla prácticamente sin darme cuenta.

2. ¿Cuáles son tus influencias musicales? ¿Qué grupos o temas te inspiran? ¿Con qué artistas te gustaría trabajar?

En casa se escuchaba música de todo tipo gracias a mi padre, desde Serrat a Deep Purple. Desde pequeño me llamaba la atención el Pop: Michael Jackson, Mecano y Roxette. Ya en los 90, empezó a volverme loco el Rock: AC/DC, Black Crowes y Nirvana, lo que derivó en hacerme fan del Metal y el Heavy: Metallica,Megadeth, Pantera, Sepultura…etc… Yo que sé… eran los 90! Jajaja. Aunque en paralelo y gracias a mi hermano Sergio, descubrí a Depeche Mode, Erasure, Yazoo, etc…. Creo que aquellos años, me marcarón mucho al escuchar a estrellas del rock hacer su música con máquinas.

Siempre he dicho que me hubiera encantado trabajar con artistas como The Beatles. Por lo general me gustan las personas y artistas que no se ponen límites. En los 90 haciamos música buenísima y no teníamos la tecnología de hoy en día, así que imagínate en los 60!

3. ¿Cuál es tu labor principal en Deville Music? ¿Cómo es para ti un día en el estudio y qué herramientas utilizas?

Deville Music es una editorial musical y sello discográfico. Nos centramos sobretodo en la editorial a nivel mundial, manejamos repertorios y defendemos sus derechos. Tenemos a un equipo de songwriters y productores de muchas partes del mundo creando repertorios y trabajando durísimo por hacer grandes canciones. Proporcionamos a los A&R de las discográficas material para sus artistas.Todo esto lo lleva Diana De Reina, es la que se encarga de manejar el talentazo que tenemos la suerte de tener.

Por mi parte soy el friki que está siempre en el estudio trabajando, produciendo algunos de esos temas de repertorio si se me requiere. En paralelo a esto, no he dejado de producir, arreglar y mezclar. Tengo la suerte de seguir contando con artistas que confían en mí como profesional y me siento muy agradecido.

Trabajo hace algunos años con STUDIO ONE. Acabé un poco harto de otros DAWS y me di cuenta de que actualmente, el mejor DAW es el que se adapta a ti y no al revés. Por lo general, como decía antes, soy bastante friki en cuanto a conocimiento pero mucho más práctico a la hora de currar. Grabo siempre lo mejor que puedo, pensando en el producto final. Un buen Preamp, un buen micro y a crear.

4. Sabemos de tu debilidad por dos de nuestras marcas: Eve Audio y SSL, ¿qué es lo que te hace decantarte por ellas frente al resto de opciones del mercado?

Bueno, mi historia con SSL tiene algunos años. Cuando tenía mi estudio en México con Fernando Pérez (Ingeniero de Maná y Santana) compré bastante equipo. Entre ese equipo me decanté por unos cuantos Pres, Eqs y Dinamicas de SSL de la serie SuperAnalogue. Como suele pasar con estos equipos, se convirtieron en un imprescindible a la hora de trabajar, pero me veía limitado a la hora de elegir para qué iba a usarlos en la siguiente mezcla y estar volcando en tiempo real se me hacía un poco tedioso. 

Así que sin pensarlo demasiado y ya en España, decidí comprar una SSL AWS900+SE de 24 Canales. Estuve pensando seriamente comprar una 4000G pero el mantenimiento me echaba mucho para atrás. Y menos mal que no lo hice! Adoro mi SSL moderna. No sabría explicarte la sensación de trabajar con ella, es sencilla y salvaje, una belleza. Con los años me he dado cuenta de que trabajar en mi SSL hace el proceso de conseguir el sonido que busco mucho más rápido. Sus opciones de Recall y Automatización son brillantes. Puedo pasar de una sesión a otra en apenas unos minutos, como en el DAW. La compré en 2009 y últimamente me estaba empezando a dar algún ruidito típico por su edad, pero pude arreglarlo yo mismo y súper rápido limpiando los Switch con un líquido especifico así que el mantenimiento es realmente barato. Además, SSL no deja de sacar nuevas funcionalidades vía DAW para ella. ¡Feliz es poco! 

Respecto a Eve Audio he de decir que fue bastante flechazo. Durante muchos años estuve usando su competidor “masculino” y realmente estaba bien. También tenía unas Quested y las NS10 de toda la vida, pero un día pasé por la tienda de Microfusa en Madrid y me mostraron las SC305, ¡no podía creer lo bien que sonaban siendo tan canijas! Ese fue el primer contacto con la marca. Un poco por casualidad contacté con Zigor de Zentralmedia, nos conociamos de aquellos años 90 llenos de sintes y conciertos, y le hablé de la posibilidad de comprar unos Eve.

Directamente quemé las naves, vendí todos mis monitores para concienciarme de que el cambio era inminente. Después de hablar de algunos modelos, Zigor me mando para probar los SC307 y creo que la prueba funcionó porque no han vuelto a salir del estudio. No tuve que acostumbrarme demasiado a ellos, en las primeras mezclas ya estaban respondiéndome y transformando de lujo lo que quería. Además fueron sencillon de configurar, son potentes, con un grave bastante claro y comedido. El rango medio, que a veces nos trae por el camino de la amargura es bastante definido. Y las frecuencias agudas no son estridentes, son realmente dulces y no cansan.

5. ¿Cuáles son las limitaciones que tienes que sortear generalmente a la hora de producir un proyecto?

Pues creo que las limitaciones más grandes que vivimos actualmente están en la mentalidad de cada uno. Tenemos una tecnología brutal que nos hace la vida más fácil, vivimos tan deprisa que no nos damos cuenta de la suerte que tenemos en 2020. Antes no nos poníamos excusas de ningún tipo a la hora de hacer música, así que yo intento no ponerme excusas, ni siquiera de dinero porque los presupuestos no deberían ser un problema tampoco. Hay que tirar de inventiva y originalidad, hay que desearlo y ponerse manos a la obra. No hay otro camino.

6. ¿Cuáles son los errores que ves más comúnmente en las bandas y/o artistas que produces y a que crees que se deben? ¿Existen para ti artistas o bandas “improducibles”?

Por lo general veo un gran problema: muchos artistas están más pendientes de hacerse la foto en el estudio, que de estar en el estudio. Del Live que tienen que hacer durante un show, que del show en sí mismo. De decir que “son” en vez de preocuparse por ser lo que quieren. La tecnología nos hace vagos. hace que no nos queramos preocupar por dar lo mejor de nosotros mismos.

Muchas veces, los artistas llegan a los estudios creyendo que por tener a los mejores profesionales y los mejores equipos, van a conseguir sonar como sus artistas favoritos pero no se dan cuenta de que el trabajo de cada uno es esencial. El ensayo, el trabajo, el estudio de tu instrumento… eso no lo puede hacer por ti la tecnología y dudo que pueda suprirlo. Tenemos tanto que no nos preocupamos de las pequeñas cosas, del trabajo en casa y en el local de ensayo. Para mi una banda “no producible”, sería aquella que quiere como resultado un sonido como Machine Head, pero solo ensayan un día al mes. No te pueden exigir esos resultados si la materia prima que traen es de patio de colegio.

7. ¿Cuáles crees que son las principales carencias de la industria musical española? ¿y sus fortalezas?

Creo que una de las cosas que más nos afecta es la envidia y que todo el mundo es “todólogo”, todos saben de todo a la hora de criticar y de destruir. Desde mi punto de vista, la fortaleza está en la gente que construye, que sigue su camino pese a todo, que cree en sí misma y en los demás, y que hace cosas por amor a nuestra profesión. 

8. Háblanos sobre 48 tracks, ¿en qué consiste tu proyecto? ¿por qué decidiste lanzarte al mundo de la formación?

Bueno, es la nueva locura en la que ando metido. Creo que de una forma u otra siempre me ha gustado aprender y enseñar, porque creo que suelen ir de la mano. Muchas de las cosas que hago diariamente, las aprendí de alguien, ya fuera por verle currar o porque me lo explicaba mientras lo hacía, por eso creo que todos deberíamos pasar nuestro conocimento a las nuevas generaciones.

48tracks llegó por casualidad. Mi socio Alejandro Amede – compañero en Deville Music – venía a Madrid a pasar una semana conmigo, precisamente a que le enseñara algunas cosas de mi forma de producir para que él las aplicara en la editorial. Antes de salir de Madrid me comentó que tenía una idea de negocio relacionada con la formación. Y BOOM, dimos unas pocas horas de producción, me contó la idea y en cuestión de 4 dias, sacamos a la venta nuestro primero producto BE A SONGWRITER. Es literal, llegó un lunes y el jueves lo sacamos…. Fue una locura. Desde entonces no hemos parado, creamos la empresa y ya tenemos a miles de alumnos formándose con nosotros.

48tracks está orientado a los amantes del audio, de la música, de la producción; pero que también se preocupan por obtener resultados con su pasión. Hemos mezclado AUDIO y EMPRENDIMIENTO, para que cuando te formes con nosotros alcances tus objetivos. Toda la parte de Amedey es Mentalidad, Estrategia, Negocios, etc y la mía es Audio, Producción y Mezcla. Hacemos un gran equipo y vamos creciendo poco a poco!

9. Tu nombre está irremediablemente relacionado con “La 5ª Estación” ¿Qué es lo que más añoras de esa época? ¿y lo que menos?

Es mi apellido a veces: Pablo de la 5a. jajajaja. Bueno, tengo pequeños y grandes recuerdos, me quedo con los buenos momentos… La verdad es que logré traspasar mis sueños, ir mucho más allá de lo imaginado. Viví cosas que aún hoy me cuesta asimilar como tocar en el Estadio de Los Lakers, en el Madison o en Las Ventas. Ganar Grammys, vender millones de discos, viajar por todo el mundo con mis canciones… Fue maravilloso.

Lo que más recuerdo son los momentos con los fans, su pasión, el impacto que tenían mis canciones en ellos. Los lugares y las personas, creo que eso es lo que más añoro. La fama no me hizo grande, cuanto más famosos nos hacíamos más quería reducir mi mundo para centrarme en lo real: los míos, la familia y la música, la bendita música que siempre me ha salvado.

Cuando me pongo nostálgico con mi banda e incluso con mis compañeros, no sirve de mucho. Creo que fui el único que amó al grupo de los que estábamos dentro, por eso nunca habrá re encuentro, por el poco amor interno al grupo. Una lástima.

10. Por lo que sabemos 2020 es el año de tu vuelta al estudio para hacer tu propia música, ¿cómo afrontas el proceso de composición musical?

Bueno llevo tiempo queriendo grabar canciones que quedaron en el tintero, creo que podría montar una papelería de la de “tinteros” que tengo. Jajaja. Van a ser 4 EPS, voy a grabar de 2020 hacia atrás. Empezaré por canciones nuevas y después iré grabando temas que no entraron en mi editorial, en 7 Horas (otra banda que tuve), La Quinta Estación (Los temas míos que no entraron en Sin Frenos) y algunos temas de cuando era joven, muy joven.

Me lo tomo como algo divertido, sin prisa, sin presión. Creo que va a ser una mezcla de estilos bastante curiosa, ¡guitarras y sintes al poder!. No sé si a alguien le gustará, solo sé que es algo que necesito hacer. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.